El 10 de marzo de 1963, los ilicitanos afrontaban el partido en el estadio de Zorrilla con la necesidad de puntuar. El equipo ocupaba el decimosegundo puesto en la tabla, empatado a puntos con el R.C.D. Mallorca que ocupaba puestos de promoción para salvar la categoría.

Durante la semana Otto Bumbel trabajó con la incertidumbre de las más que posibles bajas de Vicente Iborra, Ángel Romero y Miguel Quirant por lesión, tres de las piezas claves del equipo, si bien es cierto que los dos primeros finalmente llegaron en condiciones al partido.

El partido se jugó en un terreno de juego embarrado y casi impracticable. El Elche C.F. fue infinitamente superior y jugó mejor sus cartas, ante un Real Valladolid al que pudo ganar por más goles. A falta de 6 minutos para el descanso, Luis Costa, uno de los futbolistas más activos aquella tarde, regateó a un defensa marcando el 0-1 desde muy cerca de la línea de gol. Tras el descanso, Bumbel apostó por conservar la ventaja en el marcador y blindó su área con Chancho, Iborra, Ramos y Pellejero convertidos en un cerrojo inexpugnable. En una contra, en el minuto 54 y en una jugada calcada al primer gol, Ángel Romero se iba sin dificultad de Pedro Calvo y marcaba el definitivo 0-2. A partir de ese momento los franjiverdes entregaron el balón a los hombres de Antonio Ramallets, años más tarde técnico del Deportivo Ilicitano, y no tuvieron dificultades en aguantar el marcador hasta el final del partido. El equipo subía dos puestos en la tabla y respiraba.

Aquella tarde, el Elche C.F. se convirtió en el único equipo que fue capaz de derrotar al Real Valladolid en su estadio en toda la temporada.

Los pucelanos vencieron en 16 partidos, de Liga y Copa, y cayeron derrotados ante el Elche C.F.

Antonio J. Pamies

Área de Historia del Elche C.F.

News Reporter
error: ¡El contenido esta protegido!
A %d blogueros les gusta esto: