HISTORIA | Cincuenta aniversario de la Final de Copa

DOS VECES A LAS PUERTAS DE LA FINAL

El 10 de junio de 1969 el Elche C.F. subía el escalón más alto en sus 46 años de historia. A las 22.30 h. el equipo era el flamante finalista de Copa tras eliminar en el partido de desempate a la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu; cinco días más tarde, el Club tenía una cita con el reto más importante al que se había enfrentado nunca.

Atrás quedaban los difíciles comienzos de los primeros años 20, en los que el club fue poco a poco consolidándose en el fútbol regional. Atrás quedaban los ascensos a Tercera División y años más tarde al fútbol profesional, en Segunda Division. Atrás quedaban los duros y exitosos años de la fórmula de gestión tanto deportiva como económica de la Cooperativa. Los ascensos de manera consecutiva del equipo de Tercera a Primera División con César Rodríguez. Y el inicio de una época dorada con victorias de prestigio y con un delantero franjiverde, Vavá, consiguiendo el trofeo Pichichi de la máxima categoría del fútbol español.

El Elche C.F. tenía ante sí la primera final de su historia. Una final que se le había resistido en dos ocasiones. En el estreno del equipo en Primera División, los ilicitanos no solo lograron la permanencia en la máxima categoría sino que llegaban hasta las seminales de Copa tras dejar en el camino al C.E. San Fernando, Real Betis y Real Mallorca hasta caer en semifinales ante el Atlético de Madrid de los Griffa, Collar, Adelardo y Joaquín Peiró. Siete temporadas más tarde, el equipo entrenado por el brasileño Pedro Otto Bumbel firmaba otra gran temporada en la que el Elche C.F. terminaba la temporada en la zona tranquila de la tabla para afrontar una nueva edición de Copa. Los ilicitanos eliminaban del torneo a C.A. Osasuna y Sevilla C.F. y, ya con Alfredo Di Stefano en el banquillo. hacía lo propio con el Granada C.F. metiéndose por segunda vez en unas semifinales de Copa. El equipo caería eliminado esta vez por el Valencia C.F. en una eliminatoria muy disputada que se solventó por un solo gol de diferencia (3-2). El pase del equipo a la final de Copa, curiosamente, hubiese enfrentado a los franjiverdes con el Athletic Club.

A LA TERCERA FUE LA VENCIDA: CLASIFICACIÓN PARA EL RECUERDO

Pero la historia todavía guardaría una tercera oportunidad a un Elche C.F. que estaba totalmente consolidado en lo más alto del fútbol español, con temporadas en las que había terminado en quinta posición y sacando futbolistas que defenderían la camiseta de la Selección Española. La temporada 1968/69 el Elche C.F. volvía a terminar de nuevo la liga regular sin apuros y el 4 de mayo de 1969 el equipo iniciaba una nueva edición de la Copa en casa venciendo por 2-0 al Pontevedra. Los ilicitanos eliminaban a los gallegos además de al Valencia C.F. y se veían inmersos de nuevo en unas semifinales de Copa, esta vez ante la Real Sociedad. 

El primer partido se jugaría en Altabix. Los ilicitanos firmaban uno de los mejores partidos de toda la temporada y vencían a los guipuzcoanos por 3-0 con dos goles de Casco y uno de Curro. La diferencia en el marcador pudo ser mayor ya que el equipo estrelló dos balones en los postes de la portería defendida por José Ramón Esnaola. Una semana más tarde se disputaría en Atocha la vuelta. Urreisti adelantaba a la Real Sociedad antes del descanso. El Elche C.F. apenas daba señales de vida en ataque, pero en la única llegada al área rival Casco empataba el partido. Faltaban 28 minutos y con el 4-1 de global en la eliminatoria favorable a los ilicitanos todo parecía resuelto. Pero los txuri-urdin no bajaron los brazos y encerraron a los ilicitanos en su área. A falta de 15 minutos Silvestre marcaba desde los once metros el 2-1. Urtiaga en el 82 hacia de cabeza el 3-1 y a falta de cinco minutos Silvestre empataba la eliminatoria. Parecía imposible. El equipo había tocado con la punta de los dedos el pase a la final de Copa que ahora tendrían que volver a luchar en un tercer partido de desempate en el Santiago Bernabéu.

El 10 de junio se decidía el finalista de Copa, mientras el Athletic Club descansaba en Bilbao, tras eliminar al Granada. La primera parte fue de claro dominio de la Real Sociedad ante un Elche C.F. que se defendió bien y mantuvo a raya a los delanteros rivales. Tras el descanso el equipo salió con otro ritmo y apenas disputados cuatro minutos Casco adelantaba a los franjiverdes en el marcador abriendo así el camino hacia la final. El equipo ya no sufriría y a falta de ocho minutos Asensi certificaba el pase del Elche C.F.

Al término del partido y tras festejar por todo lo alto la proeza conseguida en los vestuarios del Santiago Bernabéu, el club decide no regresar a Elche y concentrarse en el hotel Arcipreste de Hita de Navacerrada a la espera de disputar la final cinco días después en Madrid. Máspoli ordena al club que se trasladen hasta allí la totalidad de la plantilla para que todos estén disponibles y puedan participar de aquellos días especiales. Tras los entrenamientos en la Ciudad Deportiva del Real Madrid, el míster uruguayo intenta abstraer lo máximo posible a sus futbolistas de la presión lógica de la final y una noche se los lleva a Madrid donde presencian la pelea por el título del Campeonato de Europa de boxeo entre Pedro Carrasco y el actual campeón Miguel Velázquez.

CRONOLOGÍA DE UNA FINAL

14 de junio de 1969

20.000 Ilicitanos, organizados en diferentes viajes en autobús, trenes y coches particulares, parten desde la ciudad y diferentes puntos de la geografía española rumbo a Madrid para asistir al día siguiente a la final de Copa, con paradas para almorzar en Hellín o La Roda. En la ciudad las empresas daban facilidades a sus empleados para viajar hasta Madrid y para los que no viajaron se flexibiliza la hora de salida de fábricas y talleres para que toda la ciudad pueda disfrutar de la final.

15 de junio de 1969

Durante toda la jornada se vive un ambiente increíble de fútbol entre las aficiones del Elche C.F. y el Athletic Club en los puntos neurálgicos de la capital, sin ningún tipo de incidente y desde las tres de la tarde el goteo de aficionados hacia la Castellana es incesante. Antes del partido se disputaría la final de Copa de España juvenil que enfrentó al Real Madrid y al Triana. Mientras, a 400 kilómetros del Santiago Bernabéu, la ciudad de Elche dejaba desiertas sus calles. A las 21.00 una ciudad entera estaba frente a los televisores atentos a la narración de Matías Prats. Había llegado la hora de la verdad y once futbolistas franjiverdes tenían ante sí la posibilidad de hacer historia, ante un rival no solo acostumbrado a jugar finales sino también a ganarlas.

En el círculo central y con los acordes del himno nacional los capitanes, Vicente Iborra y Koldo Etxeberria, hacían el sorteo de campo en presencia de Antonio Camacho Giménez, árbitro del partido. Los ilicitanos, con la experiencia en el banquillo de Máspoli, uno de los héroes del Maracanazo de Uruguay en el Mundial de Brasil 1950, formaron con Araquistaín, Ballester, Iborra, González, Lezcano, Llompart, Serena, Curro, Vava, Asensi y Casco. Por su parte, los leones lo hacían con Iribar, Iñaki Sáez, Etxeberria, Txutxi Aranguren, Igartua, Larrauri, Argoitia, Arieta, Javier Clemente, Rojo y Uriarte con Rafael Iriondo en el banquillo. De salida, dos planteamientos calcados: ambos técnicos ponían sobre el verde un 4-2-4.

La primera parte fue de claro dominio ilicitano, que se mostró más incisivo y mejor posicionado en el campo. El Athletic Club solo estuvo unos minutos al comienzo del partido más activo, pero el centro del campo franjiverde con Llompart, Lezcano y Curro rápidamente se hizo con el control del partido. A los 18 minutos Serena se quedaba solo ante Iríbar que salvaba el gol con una gran intervención. El balón quedaba muerto dentro del área pequeña y el remate de Curro lo sacaba en la misma línea de gol Iñaki Saez. 

En el arranque de la segunda mitad hubo alternativas, pero el Elche C.F. empezó a notar el cansancio de la primera parte, acumulado del encuentro de desempate con la Real Sociedad, y los leones fueron poco a poco haciéndose dueños del partido. A falta de solo siete minutos para el final, Paco Ballester cedía al balón a Llompart, pero Larrauri se adelantaba a la jugada y robaba el balón. Este asistía a Javier Clemente que a su vez asistía a Anton Arieta, que tras hacerle dos regates a Vicente Iborra, disparaba un gran disparo a media altura batiendo a Araquistain consiguiendo así  el vigésimo primer título para los vizcaínos. Aquella jugada fue la única vez que el delantero de Durango conseguía irse de Iborra en todo el partido. 

Al término del partido Koldo Etxeberria recibía la Copa en un palco del Santiago Bernabéu abarrotado de personalidades en el que destacaban, además de Francisco Franco, Juan Antonio Samaranch, Delegado Nacional de Educación Física y Deportes, y Juan Luis Costa, presidente de la Federación Española de Fútbol. Fue tal la alegría de los aficionados bilbaínos a la hora de felicitar y abrazar a sus futbolistas que el trofeo terminaría en el suelo roto y llegaría a los vestuarios en tres trozos.

16 de junio de 1969

La prensa nacional desatacó el gran partido disputado por ambos equipos, destacando el juego de los franjiverdes a pesar de ser novatos en un partido de esas características y fueron cientos los telegramas llegados hasta las oficinas del club de equipos de todas las categorías y de futbolistas a nivel personal. El Ayuntamiento de Elche aprobaría en un pleno felicitar por telegrama al Athletic Club por su victoria y se aprobó además ofrecer una cena a la plantilla, cuerpo técnico y directiva en las instalaciones del Parque Municipal.

El equipo fue recibido por miles de aficionados que durante dos horas estuvieron pegados a los transistores y las televisiones junto a su equipo alentándolos para intentar conseguir la Copa del Generalísimo. Aquel sería el mejor homenaje de la afición ilicitana a un balear, un castellano manchego, un castellano leones, cuatro valencianos, dos extremeños, un gallego, un madrileño, dos murcianos, un vasco, cuatro paraguayos y un peruano que enfundados en la camiseta de la franja verde hicieron soñar a toda una ciudad.

Antonio J. Pamies

Dpto. Comunicación Elche C.F.

News Reporter
error: ¡El contenido esta protegido!
A %d blogueros les gusta esto: